decorar1

6 maneras de decorar casas de alquiler

Cuando alquilamos una residencia estamos un poco limitados a la hora de cambiar y poner a nuestro gusto este nuevo espacio que, si bien no es nuestra propiedad, si vamos a pasar en el una buena temporada.

A veces las condiciones de uso de la vivienda no incluyen pintar paredes, hacer agujeros en la pared o retirar muebles, así que hay que ingeniárselas para adaptar darle un toque personal sin llegar a romper las reglas.

No hay porqué estar a disgusto ya que con unos pequeños detalles podrás modificar el estilo y la decoración de cualquier habitación.

Con estos 6 consejos muy fáciles y rápidos de hacer podrás sentirte en tu propia casa independientemente de que tu presupuesto sea alto o bajo.

Unos toques de color por aquí y unos cuantos detalles por allá añaden estilo y gusto a una casa de alquiler monótona. Si no quieres arriesgar demasiado también puedes optar por los tonos pastel.

1. Cestas y cajas de diferentes tamaños: decorar2Las cestas de mimbre o rafia y las cajas de cartón o madera son una excelente opción de almacenamiento adicional. Se puede transportar de un sitio a otro y usarlas para guardar cosas y mantener oculto el desorden habitual. Las hay de varios colores o en color madera que combina con todo.

Consejo: Usa una caja grande de rafia con tapa a modo de mesita de noche, puedes guardar dentro el pijama, y al taparla usarla para poner el despertador.

2. Añade vegetación: decorar5Cuando estas de alquiler lo mejor para decorar es no hacer muchos cambios drásticos, sino unos cuantos sencillos, baratos y que no sean permanentes. Los terrarios son una forma sencilla y rentable de insuflar una nueva vida con vegetación a una estancia. Los podemos hacer de muchas formas, pero una de mis preferidas es en estas esferas colgantes de cristal, donde se ve todo lo que hay dentro.

Consejo: Poner unos cuantos terrarios de diferente tamaño y a distinta altura colgados del techo con cuerdas de colores.

3. Personaliza tus muebles: decorar8Personalizar tus muebles es una forma divertida y económica de cambiar por completo su estilo. Solo necesitas un poco de pintura y una brocha, pero el resultado es un mueble totalmente diferente. Si no te atreves con la pintura, también puedes hacerlo sustituyendo los tiradores que tienen por otros más grandes y bonitos. Son muy fáciles de encontrar y de poner.

Consejo: ¿Porqué no pruebas a cambiar el color y aplicar una plantilla a los cajones de una cómoda?

4. Decora con las cosas que ya tienes: decorar3Puedes usar el mismo canto de un libro para hacer una composición de colores que recree una obra de arte. No moverás ni un alfiler y estarás aportando un toque de color a la estancia.

Consejo: Prueba a apilarlos por colores.

5. Haz tus propios cojines: decorar7Si no puedes cambiar de sofá, por lo menos podrás cambiar su estilo e imponer el tuyo añadiendo unos cojines hechos por ti mismo. Además no es algo irreversible, se pueden ir contigo cuando te vayas.

Consejo: Busca una tela que armonice con el resto del salón y acompaña los cojines con una manta de la misma tonalidad.

6. Se imaginativo en la habitación de los niños: decorar6La habitación de los más pequeños es la que más sufre en los casos de alquiler, pero no tiene porqué ser así. Solo tienes que exprimirte el coco para buscar soluciones de almacenamiento que sean atractivas para ellos, alegres y vistosas. Reinventa el uso de los elementos que ya tengas.

Consejo: Con una escalera antigua, unos clavos y unos tablones puedes llegar a tener una estantería super bonita y muy práctica.